La dieta chamanica

dieta chamanica
La dieta chamanica es uno de los conceptos más difíciles de entender y practicar
dentro del mundo iniciático de los pueblos amazónicos, pero es a su vez, el eje
principal sobre el cual se construye el esquema tradicional del aprendizaje
iniciático.
Para llegar a ser curandero u hombre de conocimiento, la dieta es la 
primera gran prueba que tiene que pasar el principiante para ver si es capaz de 
continuar ese camino y manejar energías muy sutiles y peligrosas.

La dieta implica mucho más que abstenerse de consumir determinadas 
sustancias o no hacer determinadas actividades en el plano físico. Es un estado 
de purificación, de retiro, de reflexión, de meditación, de compromiso, de 
respeto, de conexión con todo lo que nos rodea, y al decir todo decimos 
todo. 

No solo se limita o está contenida en el plano físico, sino que por el 
contrario, su principal actividad y medio a través del cual se transfiere el 
conocimiento es mediante los sueños. Y es en los sueños justamente donde se 
debe tener más cuidado de no comer o hacer lo indebido, porque en el mundo 
de la dieta es tan real el sueño como la realidad. 

Es también un maravilloso mecanismo que ayuda a tomar conciencia 
dentro del mundo inconsciente, aceptando la responsabilidad de llevar las 
propias abstenciones hasta los sueños, preparando el camino para los “sueños 
de conocimiento”. 

Las dietas se llevan a cabo mediante un aislamiento riguroso de hasta 
tres meses en la selva en compañía del shamán en donde se ingieren las 
plantas maestras y otros “palos”siguiendo una preparación que incluye el 
evitar el contacto con otras personas, los olores fuertes, la exposición directa 
al fuego, la lluvia o el sol y la completa abstinencia sexual (“dietar mujer”). 

Durante la dieta uno debe abstenerse de comer sal, azúcar, grasa, carnes 
rojas, bebidas heladas, ají, alcohol y de tener actividad sexual. La comida 
tradicional se basa principalmente en plátano verde sancochado (“inguiri”), 
yuca, arroz y algunas variedades de pescado y aves. 

Cuando se toman plantas que tienen una dieta muy rigurosa, no cumplir 
la dieta o “quebrarla”, como se dice comúnmente, puede causar el efecto 
contrario al beneficio que se quiere obtener y en algunos casos hasta la 
muerte. Por eso es muy importante tomar las plantas con mucha seriedad y 
usarlas en su contexto y con personas realmente capacitadas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario